Stephen King dijo una vez que las pesadillas no están sujetas a la lógica, no tiene sentido explicarlas. La explicación es la antítesis de la lírica del miedo. En una historia de terror la víctima no deja de preguntarse: ¿por qué? Sin embargo no hay explicación. No debería haberla. El misterio sin respuesta es el que perdura, el que acabamos recordando.

viernes, 16 de agosto de 2013

Crítica: Pacific Rim



Guillermo del Toro nos regala una de ciencia ficción, con monstruos gigantes y robots, para que disfrutemos todos los amantes de ese tipo de género.





Pacific rim es ante todo un divertimento. Una gozada para las mentes frikis. Un cúmulo de homenajes, casi alcanzando la categoría de pastiche, pero que gracias a ideas propias (que no están explotadas del todo) consigue dar un aire nuevo a este producto.
La historia es sencilla: unos monstruos gigantes surgen del mar y siembran el caos por las ciudades más importantes. Los seres humanos les tratamos de hacer frente creando robots gigantes, que son controlados por dos pilotos conectados neurálgicamente.

Pero, ¿qué puntos buenos tiene Pacific rim?
Primero, su ambientación y sus efectos visuales, que al menos a mí me han parecido una gozada.
Segundo, sus protagonistas. Si bien los papeles son demasiado típicos y tópicos (la pareja de científicos, el militar rudo pero con corazón, el héroe que no quiere serlo...), los actores que los interpretan consiguen darle vida y hacerlos creíbles. Sobre todo Idris Elba. Y atención al cameo de Santiago Segura y a la aparición de Ron Perlman, que en sus cinco minutos en pantalla supera a todos los demás.
Tercero, las batallas, muy conseguidas.


Sin embargo, ahora vienen los puntos débiles de esta película:
-Uno, la historia. Vamos a ver, ¿los del gobierno qué pretendían? ¿Ganar defendiéndose solamente? No veo lógico que quisieran eliminar el programa Yagger, sólo para poder construir un muro gigante, y más cuando hay monstruos voladores.
-Dos, ¿por qué no se les había ocurrido hasta ese momento destruir la grieta?
-Tres, ¿por qué los científicos tenían que ser tan jodidamente idiotas? ¿Acaso su coeficiente intelectual no les daba sentido común?


En fin, que a mí me ha parecido una buena película de ciencia ficción, entretenida, para pasar un rato divertido y comentarla con amigos, pero no pasa de ahí. Eso es todo señores, no busquen en Pacific rim algo filosófico, ni siquiera una historia de amor profunda, todo se queda en algo muy básico. Mi nota es dos estrellas y media sobre cinco. **1/2




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada